Skip to content
ESTUDIAR A DISTANCIA

APRENDER A CÓMO MEJORAR LAS TÉCNICAS DE ESTUDIO

CÓMO APRENDER A MEJORAR LAS TÉCNICAS DE ESTUDIO
CÓMO APRENDER A MEJORAR LAS TÉCNICAS DE ESTUDIO

Las técnicas de estudio serán tu mejor arma para aprobar tus exámenes y pruebas sin dificultad alguna.

Lista de consejos o técnicas de estudio para que estudiar sea mas fácil.

Con estos sencillos consejos mejorarás tu rendimiento académico, te sentirás menos cansado en clase y tendrás mas tiempo libre para divertirte y relajarte y aún así, sacar buenas notas!

Busca un lugar tranquilo para estudiar

Desde los niños hasta los adultos universitarios una de las cosas más que recuerdan de cuando se está estudiando es que seguro que hay cosas mas entretenidas que hacer, porque estudiar suele ser aburrido.

Si estás en un lugar donde puedas tener acceso a una televisión o un videojuego o tus revistas favoritas, entonces es seguro que vas a distraerte.

No estudies durante largos períodos de tiempo

Divide tus estudios en sesiones de estudio mas pequeñas en lugar de tratar de meter todo en tu cerebro el día antes de un examen.

Esto sólo hará que tu cerebro se embote y puedas presentarte al examen desorientado y cansado.

Estira tus horas de estudio durante una semana antes de la prueba y tu cerebro te lo agradecerá.

Si sigues estos pequeños consejos podrás mejorar tus técnicas de estudio y mejorar tus resultados.

Estudia antes de las horas de relax

TV, ordenadores, y otras formas de entretenimiento están pensadas para mantenerte ocupado y entretenido durante largos periodos.

Asegúrate de estudiar antes de empezar a relajarte o de lo contrario puedes encontrarte con que se ha hecho la una de la madrugada antes de que te des cuenta.

No sacrifiques las horas de sueño para el estudio

Casi todas las pruebas van a requerir el uso de la parte analítica de tu cerebro, que funciona mejor cuando se ha dormido lo suficiente la noche anterior.

No te prives de sueño esperando conseguir una mejor calificación, podrías no funcionar correctamente en el examen.

Atender en clase

La mayoría de los exámenes se aprueban en los días anteriores en los cuales el profesor explicó la lección.

Efectivamente, asegúrate de que entiendes cada concepto e idea explicada en clase y simplemente necesitarás estudiar en casa o en la biblioteca solo para repasar.

Preparación de exámenes: consejos prácticos

En posts anteriores hemos hablado de cómo dominar el estrés y hemos compartido técnicas de relajación, pero cuando llega el día E, todo eso se olvida.

En esta entrada queremos darte consejos prácticos para que el día del examen lo tengas todo a punto y no se te olvide nada. Algunos te parecerán obvios, pero no los pases por alto, ya sabes que los nervios pueden jugarte malas pasadas.

Días anteriores al examen

  • No estudies todo al pie de la letra: Controla las materias que están relacionadas entre sí. Debes tener unos conocimientos amplios de los temas y saber los puntos clave de la lección.
  • Tanto si profesor que lo va a corregir es el mismo que el del curso como si no lo es (en caso de exámenes como la PAU, por ejemplo), hay algunos aspectos que te harán destacar por encima del resto: Valorará más el examen inteligente que las contestaciones memorizadas de los apuntes. Una respuesta estructurada de forma distinta (con lógica) a la de la mayoría será un punto a tu favor.
  • Haz esquemas con breves explicaciones.
  • Apunta expresiones para enlazar párrafos, citas textuales de un autor, sinónimos o términos que definen con exactitud un concepto.
  • Aprovecha las noches para repasar, no para estudiar.

El día del examen

-No olvides llevar varios bolígrafos y todo el material que necesites.

-Lee con atención todas las preguntas, y tómate tiempo para elegir la opción que más te convenga.

-Antes de empezar a escribir, haz un esquema mental de lo que quieres contar.

-Intenta repartir bien el tiempo que te dan para el examen.

-Procura escribir con letra legible y no cometer faltas de ortografía. ¡Ojo con los acentos!

-Argumenta tus respuestas y justifícalas con ejemplos si es necesario.

-Un ejercicio limpio y ordenado siempre será bien recibido por el examinador.

-En el caso específico de un examen oficial como es la PAU:

  • No te olvides de tu carné de identidad.
  • Lleva ropa cómoda y ten en cuenta los posibles cambios de temperatura.
  • Llega con tiempo suficiente al lugar del examen.
  • Escucha atentamente las instrucciones que te darán los examinadores antes de empezar.
  • El primer día el Tribunal te facilitará un conjunto de etiquetas, con un código de barras, en el que figuran tus datos personales. Para cada examen debes llevar siempre estas etiquetas.
  • En las hojas del examen debes situar, en el lugar reservado para ello, tus etiquetas identificativas. Por tanto, no debes escribir tus datos personales.
  • Al finalizar el examen no debes firmar.
  • En los descansos entre exámenes, si tienes examen por la tarde, no comas demasiado porque te puede entrar sueño.
  • ¿Lo tienes todo? ¡No te olvides de la cabeza!

Ahora sí, ¡mucha suerte!

Preparación de exámenes: técnicas de relajación

Sudores fríos, mareos, ganas de ir al baño…¿Gastroenteritis? No, mañana tienes examen :(.

Si tu cuerpo reacciona de manera similar cada vez que te enfrentas a una prueba o a una situación difícil, no te preocupes.

Con las técnicas de relajación que explicamos en este post, seguro que serás capaz de controlar los nervios y podrás hacer los exámenes con la mente más ordenada.

Para realizar unos ejercicios de relajación que nos den los resultados que esperamos hay que tener en cuenta tres aspectos:

Respiración

Entrena una respiración profunda siguiendo estos pasos:

  1. Inspira profundamente mientras cuentas mentalmente hasta 4.
  2. Mantén la respiración mientras cuentas mentalmente hasta 4.
  3. Suelta el aire mientras cuentas mentalmente hasta 8.
  4. Repite el proceso anterior.

Visualización positiva

Elegir un lugar imaginario o real que transmita paz y serenidad es muy importante para relajarnos.

Cuando se sientan nervios o miedo, podemos trasladarnos mentalmente a ese lugar.

Lo más importante para que funcione es que imaginemos ‘con todos los sentidos’ ese lugar: cómo es, cómo huele, el tacto de las cosas que hay, qué se oye, etc.

Entrenamiento de relajación muscular

Cuando estamos ante una situación que nos genera ansiedad, como es el caso de un examen, nuestros músculos se tensan.

El objetivo de esta técnica es aprender a aflojar la tensión muscular y ayudar a generar tranquilidad.

El entrenamiento en relajación muscular, tensando y relajando cada grupo muscular de nuestro cuerpo, ayuda a detectar cuándo estamos nerviosos y cómo se puede reducir esa tensión.

Como en el primer punto, es necesario entrenar y repetirlo a diario para aprender a notar la diferencia de un estado a otro (tensión-distensión) pasando por todos los grupos musculares.

Sigue estos pasos para aplicar tu técnica de estudio en el examen

  1. Siéntate o túmbate tranquilamente en una posición cómoda.
  2. Cierra los ojos.
  3. Una vez tranquilo, comienza a tensar durante unos 4 segundos lo más fuerte que puedas el primer grupo de músculos, en este caso los dedos de los pies. Relájalos y disfruta de la sensación de falta de tensión durante 10 segundos. Repite esto con cada grupo muscular.
  4. Tras tensar y relajar cada grupo muscular, relaja lentamente los músculos de tu cuerpo, empezando por los dedos de los pies y relajando luego el resto del cuerpo hasta llegar a los músculos del cuello y la cara.
  5. Una vez relajados los músculos, imagínate en un lugar pacífico. Puedes usar el lugar que has elegido para la visualización.
  6. Imagínate en ese lugar lo más claramente posible, como si realmente estuvieras allí.
  7. Practica este ejercicio frecuentemente, al menos una vez al día durante unos 10 minutos en cada ocasión.
  8. Seguro que con estos sencillos ejercicios podrás controlar poco a poco este tipo de situaciones.

Ahora, repite conmigo: ‘Ohmmmm’.