Skip to content
ESTUDIAR A DISTANCIA

TODAS LAS OPOSICIONES

OPOSICIONES A DISTANCIA Y EMPLEO P√öBLICO ESTATAL ‚úÖ Est√° claro que lo esencial para preparar una oposici√≥n es el estudio constante y disciplinado. Pero hay otros consejos y peque√Īos trucos que pueden ayudarte a hacer m√°s eficaz la preparaci√≥n de tus oposiciones y en los que, quiz√°s, no hayas reparado a√ļn.

Lée los consejos de más abajo para mejorar y aumentar tu probabilidad de conseguir el aprobado y la plaza.

Índice

Lista de todas las oposiciones

BENEFICIOS DE OBTENER PLAZA EN LAS OPOSICIONES

Cómo aprobar las oposiciones
Al principio debes ir lentamente para hacerte un esquema mental. As√≠ que arranca un a√Īos antes.

Debes ir paso a paso con las tutorias EAD guiadas que te van a exponer los ex√°menes anteriores y los modelos de oratorias.

  1. Primero, deber√°s comenzar a estudiar poco a poco.
  2. Segundo, tendr√°s que avanzar un 5 % cada semana de cada tema.
  3. Tercero, tienes que hacer una exposición oral a la semana.
  4. Cuarto, rellenar un test de sicotécnicos cada viernes.
  5. Y quinto, avanzar una página del libro de inglés cada fin de semana.

Si lo haces todo guiado no tendr√°s ning√ļn problema porque todo esta organizado para que obtengas tu trabajo de forma eficiente.

Beneficios de obtener plaza en las oposiciones

Beneficios de obtener plaza en las oposicionesTodo esfuerzo tiene recompensa y lo que debes hacer es apostar por un futuro mejor.

Si quieres cambios en tu vida deber√°s comenzar ahora a dedicar un poco de tu tiempo libre a un peque√Īo avance diario en tu conocimiento para un gran beneficio a largo plazo.

Conseguir un empleo p√ļblico estatal con el e-learning

Tu online learning ha comenzado
Tu online learning ha comenzado

Aqu√≠ los cargos p√ļblicos requieren que el postulante haga oposiciones al cargo, demostrando su competencia para ocuparlo.

Aunque no es exactamente un curso en toda la extensión de la palabra, sí existe un sistema mediante el cual puedes estudiar para esas oposiciones a distancia.

Trabajar con un sueldo fijo cada mes

Trabajar con un sueldo fijo cada mes
Trabajar con un sueldo fijo cada mes

La gran ventaja de estudiar oposiciones a distancia y lograr aplicar a un cargo p√ļblico es que no te ver√°s afectado por las fluctuaciones del mercado como en la empresa privada.

Los cargos p√ļblicos est√°n financiados por las asignaciones del Estado, por lo que podr√°s alcanzar una gran estabilidad econ√≥mica.

Tu sueldo sube cada a√Īo

El concepto de educación a distancia no es nuevo
El concepto de educación a distancia no es nuevo

Los funcionarios p√ļblicos cobran por antig√ľedad, de manera que mientras m√°s trabajes para el Estado tu salario se ir√° incrementando.

Dejar√°s de estar en el paro

Dejar√°s de estar en el paro
Dejar√°s de estar en el paro

El futuro de las universidades es cada vez menos presencial, más digital y con menor tiempo para la culminación de las carreras.

Ahora mismo, la mayor parte del contenido de todas las cátedras de las universidades más prestigiosas del mundo se encuentra digitalizada y disponible en línea, para poder crear clases más personalizadas a través de Internet.

La educación presencial en los colegios tiende al conocimiento teórico, mientras la educación a distancia no solo es más libre y barata, sino que dispone de un sistema en que los profesores atienden directamente las dudas concretas de sus estudiantes virtuales, que realmente están interesados en aprender.

PASO A PASO: ¬ŅC√ďMO PREPARAR LAS OPOSICIONES?

El tipo de preparaci√≥n que seguir√° el opositor depender√°, sin duda, tanto de las caracter√≠sticas de las pruebas (nivel de dificultad, temario) como de las del propio opositor (su motivaci√≥n, sus h√°bitos de estudio, su capacidad…).

La preparación de las oposiciones

Existen varias alternativas a la hora de preparar una oposición:

Preparación individual

Es el opositor quien la prepara personalmente.

Una vez ha conseguido todo con el material (puede comprarlo o preparar personalmente los temas), habrá que tener muy presente el calendario fijado y estudiar de acuerdo a él.

Resulta tambi√©n muy √ļtil la simulaci√≥n de ex√°menes para poder comprobar los avances que se van consiguiendo.

Preparación en academias y centros especializados

El opositor prepara las pruebas a través de cursos, lo que le obligará a seguir el ritmo marcado en clase.

Se trata de una buena alternativa para aquellos que no disponen de mucho tiempo al día para estudiar, ya que el centro facilita al alumno todo material y las pruebas de examen, además de ayudarle con el repaso y con las posibles dudas.

Preparador personal

Es la opción más recomendable, sobre todo cuando se trata de oposiciones a cuerpos de alto nivel (licenciados).

Sin embargo, tambi√©n es la m√°s dif√≠cil, ya que este tipo de oposiciones de m√°s nivel exigen al opositor un mayor tiempo de preparaci√≥n (en ocasiones, varios a√Īos), y resulta muy complicado contar con una persona experta en el tema que pueda disponer de tanto tiempo.

Una vez tienes claro que opositar es la mejor opción, y después de haberte informado sobre los detalles de la oposición a la que vas a presentarte, de si cumples los requisitos para dicha oposición, del material que necesitas y de la ayuda profesional que puedes requerir (preparador personal o academias especializadas), llega el momento de analizar tus propias posibilidades y características a la hora de estudiar para aprovecharlas al máximo y conseguir rendir más con menos esfuerzo.

A partir de ahora, el objetivo estar√° muy claro: aprobar.

Para ello, tendrás planificar y organizar tu trabajo correctamente, modificando y mejorando aquellos aspectos y hábitos de estudio que no reporten resultados positivos y sustituyéndolos por otros más eficaces.

Pero, ¬Ņc√≥mo saber si tus h√°bitos de estudio son los correctos?

Tu plan de estudios se desarrollar√° en varias etapas:
  1. Observación. Debes averiguar cuáles son tus hábitos de estudio, tu conducta a la hora de estudiar, algo que puede que nunca te hayas planteado. Analiza tanto tus puntos más débiles como tus cualidades más sobresalientes.
  2. Evaluaci√≥n.¬†Compara tu forma habitual de estudiar con los m√©todos que te ofrecemos en la secci√≥n del portal T√©cnicas de estudio, y eval√ļa despu√©s tu trabajo. As√≠, podr√°s averiguar qu√© aspectos debes mejorar o modificar y qu√© nuevas t√©cnicas necesitas incorporar a tu actual plan de estudios. Puedes, por ejemplo, escribir en un papel cu√°les ser√≠an aquellas conductas a desechar y por cu√°les vas a sustituirlas. Este simple ejercicio puede ayudarte a reforzar m√°s el compromiso de mejorar tu conducta al estudiar.
  3. Refuerzo.¬†El refuerzo permite estabilizar una conducta. No dudes en reforzar los buenos resultados con descansos y peque√Īos ‚Äėpremios‚Äô. No tengas miedo de auto-felicitarte verbalmente cuando, despu√©s de horas de estudio, los resultados sean buenos. Est√° demostrado que esto es realmente eficaz.

Tipos de ex√°menes al afrontar los ex√°menes de las oposiciones:

Tan importante es estudiar constantemente el contenido del temario como prepararse a conciencia los ejercicios que habrá que realizar el día del examen.

Existen distintos tipos de examen a los que puede enfrentarse el opositor, dependiendo de la convocatoria a la que se presente:

  • Ejercicios objetivos o ‘tipo test’
  • Ejercicios de composici√≥n
  • Ejercicios pr√°cticos
  • Ejercicios por temas
  • Ejercicios escritos por preguntas
  • Ejercicios orales
  • Ejercicios de idiomas
  • Pruebas f√≠sicas

Ejercicios tipo test

Son muy comunes en las oposiciones actuales.

Es habitual que el candidato deba superar varias de estas pruebas.

La dificultad de las mismas depender√° de algunos factores, como el nivel de las preguntas planteadas por el tribunal, de las extensi√≥n de las preguntas (las que cuentan con enunciados m√°s largos, son m√°s dif√≠ciles de comprender y se tardan m√°s en responder), la semejanza en las respuestas (a veces, s√≥lo se diferencian en una palabra o conjunci√≥n que puede cambiar el sentido de la frase)…

Para que el resultado de estas pruebas objetivas sea satisfactorio, se deben tener en cuenta ciertos aspectos:
  • Es necesario estudiar los temas de principio a fin. Intenta no saltarte temas o preguntas enteras.
  • Conc√©ntrate al m√°ximo a la hora de leer y contestar las preguntas del examen.
  • Hojea todas las preguntas para tener una visi√≥n global del mismo antes de empezar a contestar.
  • No olvides que cuentas con un tiempo limitado para realizar el examen, por lo que tienes que planificarlo bien.
  • Lee despacio todas las instrucciones que figuran en la portada o al principio de cada pregunta. Debes saber, por ejemplo, si las respuestas incorrectas descuentan o no puntos a la hora de corregir el ejercicio. Si descuentan, lo m√°s recomendable es que dejes en blanco las que desconoces.
  • Averigua antes de que comience el examen qu√© hacer en caso de que te equivoques al contestar una pregunta. ¬ŅBorrar? ¬ŅTachar? Si no viene aclarado en las instrucciones, pregunta a la persona o personas que vigilan el examen.
  • Lee cada pregunta muy despacio para entender su significado. Intenta contestarla mentalmente antes de mirar las respuestas. Despu√©s, mira a cu√°l de las opciones corresponde y m√°rcala. Si tu respuesta no est√° entre las opciones, vuelve a leer el enunciado de la pregunta despacio, por si has pasado algo por alto. Si, a√ļn as√≠, sigues sin saber la respuesta, emplea la t√©cnica de la exclusi√≥n. Algunas de las opciones de respuesta son claramente falsas.
  • Busca palabras ‚Äėclave‚Äô. Ciertas palabras del enunciado pueden proporcionarte pistas.
  • Contesta primero a las preguntas que conoces a la perfecci√≥n, luego a aquellas que pueden estar dudosas y, por √ļltimo, a las m√°s dif√≠ciles.
  • Nunca se√Īales una de las opciones de respuesta sin antes haber le√≠do todas.
  • Intenta no perder demasiado tiempo contestando a una pregunta. Si hay muchas dudas, lo m√°s recomendable es pasar a la siguiente y dejar la dudosa para el final.
  • Repasa despacio todo el ejercicio antes de entregarlo. Es el momento de intentar responder a aquellas preguntas m√°s dif√≠ciles y de corregir posibles errores.
  • Si, en el repaso, surgen nuevas dudas sobre una pregunta, no cambies la primera respuesta, ya que, por lo general, suele ser la correcta.

Ejercicios de composición

Algunas oposiciones incluyen un ejercicio en el que se formulan al candidato varias preguntas sobre un tema concreto para que las responda libremente. De esta forma, el opositor puede demostrar su conocimiento sobre el tema, su creatividad, su habilidad para organizar sus respuestas… Este ejercicio suele ser el primero en algunas oposiciones, y es uno de los m√°s importantes, por lo que hay que prepararlo a conciencia y prestarle la debida atenci√≥n.

Las ventajas de este tipo de ejercicios es que no cuentan con una estructura determinada y con un contenido fijo. El opositor tiene libertad para enfocarlo y desarrollarlo seg√ļn sus propios criterios. No es su memoria lo que se valora, sino sus conocimientos generales, su capacidad para relacionar ideas, la estructura de sus respuestas, etc.

Al tratarse de ejercicios abiertos, la desventaja est√° en que el opositor no llega a saber si lo que est√° contestando es lo que realmente se le pide. Para superar esta prueba resulta totalmente imprescindible tener muy bien estudiados y asimilados los temas, para poder relacionar ideas y realizar aportaciones personales o de actualidad.

Para que, a la hora de examen, sea sencillo resolver este tipo de ejercicios, es muy recomendable practicarlos desde el principio, yendo de menos a m√°s, y observando todos los avances.

√Čstos ser√≠an algunos de los aspectos a tener en cuenta a la hora de enfrentarse con un ejercicio de composici√≥n:
  • Intenta relacionar las preguntas y temas que vayas estudiando con otros que aparezcan en el temario. Anota en un folio las relaciones que vayas encontrando entre los temas hasta formar una especie de cuadro que te sirva para repasar dichas relaciones antes del examen.
  • Mantente informado de toda la actualidad relacionada con la materia que estudias. Compra el peri√≥dico cada d√≠a y, de vez en cuando, una revista especializada. Recorta los art√≠culos m√°s interesantes y a√Ī√°delos al tema correspondiente al que hacen referencia. Cuando repases, no olvides echarles un vistazo. Pueden serte de mucha utilidad en el examen, ya que puedes citarlos para completar tu respuesta.
  • Ya en el examen, elabora un esquema antes de empezar a desarrollar la pregunta. Te ayudar√° a no olvidar puntos y cuestiones importantes. Desarrolla al principio los puntos m√°s amenos, los de mayor actualidad y los que domines mejor. As√≠ captar√°s m√°s f√°cilmente la atenci√≥n del tribunal.
  • Intenta que el tema tenga una estructura l√≥gica. No debes perder el hilo conductor en ning√ļn momento.
  • Procura ser lo m√°s ameno posible en la redacci√≥n. Puedes incluir aspectos relacionados con otros puntos del temario, con temas de actualidad, pero que siempre guarden una relaci√≥n con lo que se pregunta.
  • Da siempre respuestas precisas y completas. No divagues.
  • Utiliza un lenguaje claro, con frases cortas y con abundantes puntos y aparte.
  • En la mayor√≠a de los casos, el tema no es evaluado hasta que no es le√≠do por el opositor ante el tribunal. √Čste no lee previamente el ejercicio, por lo que resulta muy importante escribirlo de forma que, despu√©s, se consiga una exposici√≥n clara del tema y una lectura fluida del mismo, con un ritmo √°gil. Procura levantar la mirada al tribunal de vez en cuando, y cuida de forma especial las manos y la postura corporal. Ambas deben transmitir seguridad.
  • ¬°No cambies ning√ļn dato al leer el examen delante del tribunal! Cada vez es m√°s frecuente la realizaci√≥n de estos ejercicios en papel autocopiativo, por lo que al menos un miembro del tribunal suele ir siguiendo la lectura de los mismos para evitar las trampas.
  • Si el tribunal te realiza alguna pregunta y no la has entendido del todo o tienes alguna duda, pide siempre que te lo aclaren. Nunca contestes una pregunta que no has llegado a entender del todo.
  • En el caso de que el examen vaya a ser le√≠do directamente por el tribunal, deber√°s cuidar especialmente la escritura, los m√°rgenes (que deben ser amplios), los p√°rrafos (bien separados), incorporar t√≠tulos y subt√≠tulos, etc.
  • Ante el tribunal, nunca te decantes por una postura que pueda relacionarse con una determinada opci√≥n pol√≠tica o partido. El opositor tan s√≥lo debe limitarse a exponer las diferentes opciones, pero sin tomar partido por ninguna.
  • En resumen, no olvides las siguientes claves, imprescindibles para realizar con √©xito este tipo de pruebas: ser ameno, creativo, demostrar tu capacidad para interrelacionar ideas y temas, contar con facilidad en la expresi√≥n, entregar un ejercicio f√°cilmente legible, atractivo y rico en su redacci√≥n…
  • Por √ļltimo, intenta repasar el ejercicio antes de entregarlo, siempre que tengas tiempo disponible para ello.

Ejercicios pr√°cticos

Muchas oposiciones cuentan entre sus ex√°menes con un ejercicio pr√°ctico, que es igual de importante (si no m√°s) que el resto de las pruebas de la convocatoria. Suele ser uno de los √ļltimos ejercicios, por lo que fracasar en √©l puede resultar frustrante para el opositor, viendo ya el final tan cerca.

Para poder acabar con éxito este ejercicio, debes seguir el mismo método que en los anteriores tipos de examen: la práctica continuada y constante.

√Čstos ser√≠an algunos consejos a tener en cuenta en la preparaci√≥n de los ejercicios pr√°cticos:
  • Intenta resolver cualquier duda que pueda surgir mientras preparas el ejercicio. Consulta con tu preparador, profesor o tutor. No dejes sin resolver dudas, ya que pueden irse acumulando y llegar a impedir que comprendas el resto de las cuestiones.
  • Resuelve los supuestos en clase o en casa con la misma seriedad y rigor que lo har√≠as el d√≠a del examen. De esta forma, te ir√°s familiarizando con esta clase de ejercicios y adquirir√°s una mayor soltura.
  • Corrige siempre los supuestos. Entr√©galos al preparador, tutor, etc. para que lo corrija. As√≠ podr√°s ir viendo en qu√© puntos sueles fallar, para prestarles una mayor atenci√≥n.
  • Ten en cuenta que, por lo general, estos supuestos pr√°cticos se corrigen con la lectura que hagas de lo que has escrito ante el tribunal. Cuida, por lo tanto, la redacci√≥n, estructura y orden, citas…
  • Dale a cada cosa su importancia. No trates de explicar excesivamente algo que resulta claro y evidente. Profundiza en aquellos puntos y aspectos m√°s dif√≠ciles y destacables.
  • Controla el tiempo. No superes el tiempo que se√Īala la convocatoria.

Ejercicios por temas

Este tipo de prueba pretende que el opositor escriba, lo m√°s parecido posible a como aparece en el temario, el tema a desarrollar. Por lo general, estos temas suelen tener una estructura y un contenido concretos, por lo que ser√° muy sencillo averiguar si falta alg√ļn dato o alg√ļn punto clave que el opositor no ha incluido. Este tipo de ex√°menes suelen ser le√≠dos directamente por los miembros del tribunal, por lo que habr√° que cuidar de forma especial la presentaci√≥n, ortograf√≠a, redacci√≥n…

Algunos consejos para acabar con éxito un ejercicio por temas:
  • Preoc√ļpate en mantener continuamente actualizados los temarios. Si es posible, procura tambi√©n completarlos. Si consigues que tu examen, adem√°s de lo que aparece en el temario, incluya nuevos datos o referencias a la actualidad, tendr√°s muchas posibilidades de salir airoso.
  • Cuida mucho la primera impresi√≥n de tu examen, la presentaci√≥n, la letra, la ortograf√≠a, m√°rgenes amplios (pero no excesivos), puntos y aparte, etc.
  • Evita en lo posible los tachones, dan muy mala imagen.
  • Intenta planificar el tiempo de forma que tengas unos minutos al final de la prueba para repasar el examen y corregir posibles errores.

Ejercicios escritos por preguntas

Otra modalidad de examen es el que plantea al opositor varias preguntas que requieren respuestas cortas.

Dentro de esta modalidad, habría que distinguir entre preguntas directas y problemas.

Preguntas directas

El opositor deberá responderlas con un epígrafe del temario o con parte de un epígrafe.

Normalmente, se cuenta con un espacio limitado entre una y otra pregunta para contestar, por lo que, a la hora de evaluar el ejercicio, se valora de forma especial la capacidad de síntesis del candidato.

Problemas

Lo más valorado será sin duda la exactitud en la respuesta, aunque también contará el orden de las operaciones y el razonamiento hasta llegar al resultado.

Por todo esto, es muy conveniente se√Īalar los pasos que se van siguiendo en todo momento.

En la medida de lo posible, trata de incluir gr√°ficos, esquemas y cualquier otro elemento que ayude a completar el ejercicio. Como ocurre en otros tipos de ex√°menes, es muy recomendable practicar estos ejercicios antes del examen.

Cuanto m√°s practiques, m√°s posibilidades tendr√°s de hacer un buen ejercicio.

Ejercicios orales

Los m√°s duros y los m√°s temidos por los opositores, ya que les obliga a presentar el tema directamente ante el tribunal, de forma oral.

Muchas de las oposiciones actuales incluyen al menos una de estas pruebas orales, por lo que es conveniente prepararlas y practicar mucho (‚Äėcantar los temas‚Äô) antes del d√≠a del examen.

Hay una serie de pautas y consejos que pueden resultar de mucha utilidad ante la preparación de un examen oral:
  • Ve despacio. Las prisas no son buenas. Aunque tengas que memorizar una gran cantidad de temas, intenta asimilar cada uno minuciosamente. Cuando comiences a preparar el examen, ser√° m√°s importante la calidad de los temas ‚Äėcantados‚Äô que la cantidad.
  • Intenta ser positivo. No te desanimes ni te agobies con el n√ļmero de temas que debes preparar. El agobio puede llevarte al bloqueo. Ve poco a poco estudiando y memorizando cada uno de los temas. Si sigues el calendario de trabajo que te has planificado, tendr√°s tiempo de sobra.
  • Empieza por preparar el tema pregunta a pregunta, y cronometra cu√°ndo tardas. Cuando seas capaz de ‚Äėcantar‚Äô todo el tema seguido, sin ayuda y en el tiempo estimado, podr√°s decir que ‚Äėte lo sabes‚Äô. Hasta ese momento, rep√≠telo tantas veces como sea necesario. Tambi√©n puedes, una vez aprendido el tema, hacer un esquema del mismo en un folio para recalcar los puntos esenciales. Memor√≠zalo. Te ayudar√° a sentirte m√°s seguro y ser√° muy √ļtil a la hora de repasar.
  • No pretendas ir a un ritmo que no es el tuyo. Evita compararte con otros compa√Īeros. Cada uno requiere de una t√©cnica y un tiempo de preparaci√≥n determinados.
  • No abandones tu plan de estudio. Intenta estudiar cada semana el mismo n√ļmero de temas. La constancia es uno de los factores clave para aprobar.
  • ‚ÄėCanta‚Äô los temas delante de tus compa√Īeros o preparadores. Es una buena forma de acostumbrarte a exponer los temas en p√ļblico, de superar el nerviosismo y la timidez. Cuanto m√°s ‚Äėcantes‚Äô los temas en p√ļblico, m√°s f√°cil y menos extra√Īo te resultar√° hacerlo el d√≠a del examen.
  • Tambi√©n puedes optar por grabarte y escucharte mientras ‚Äėcantas‚Äô los temas. Te ser√° muy √ļtil a la hora de corregir posibles errores en la exposici√≥n, como coletillas, repetici√≥n excesiva de ciertas palabras…
  • Procura acostumbrarte a empezar frases con expresiones como ‚ÄėPor otra parte‚Äô, ‚ÄėDel mismo modo‚Äô, ‚ÄėPor el contrario‚Äô, ‚ÄėSin duda‚Äô, etc., lo que marcar√° de forma m√°s clara las conexiones en los argumentos, los contrastes…
  • Nunca anuncies el n√ļmero de puntos de que se compone el tema que vas a exponer, a no ser que sea totalmente necesario. Los nervios y la tensi√≥n hacen que, en muchas ocasiones, el opositor olvide alguno de ellos, ofreciendo una mala imagen ante el tribunal.
  • Haz tantas pruebas como te sea posible antes del examen. Trata de exponer el mismo n√ļmero de temas y durante el mismo tiempo que el d√≠a del examen.

¬ŅQu√© hacer antes del examen de las oposiciones?

  • Llega con tiempo de sobra. Si eres el primero en examinarte, es recomendable llegar con media hora de antelaci√≥n. Ten en cuenta que hay opositores que no acuden a la convocatoria y otros que abandonan, por lo que el turno puede correr.
  • Trata de relajarte lo m√°ximo posible antes del examen. La respiraci√≥n profunda puede ser una buena t√©cnica.
  • Asiste al examen de otros opositores, te ayudar√° a habituarte con la sala, con el tribunal…
  • Cuida de forma especial tu presentaci√≥n (vestuario, peinado…), ya que influyen mucho en la primera impresi√≥n.
  • No repases los minutos antes al examen. Tan s√≥lo conseguir√°s ponerte m√°s nervioso.
  • Durante la exposici√≥n del tema, procura mostrar la mayor seguridad posible en ti mismo en todo momento, causar√°s buena impresi√≥n al tribunal.
  • Intenta captar la atenci√≥n del tribunal desde el principio. Para ello, vigila que tu exposici√≥n sea clara, ni demasiado pausada ni demasiado r√°pida. Tambi√©n podr√°s cambiar el ritmo, el tono, la velocidad…, siempre de forma suave, para conseguir mantener la atenci√≥n del tribunal. Intenta ser lo m√°s convincente posible, ay√ļdate de las manos, la mirada… Nunca rehuyas la mirada del tribunal, es un signo de cobard√≠a, de inseguridad.
  • Procura distribuir el tiempo de exposici√≥n de forma que ni sobre tiempo (indica la falta de conocimientos sobre el tema) ni falte (el tribunal te cortar√°).
  • No pierdas el optimismo. Si olvidas alguno de los puntos, no te desanimes y sigue adelante.
  • No polemices con el tribunal, saldr√°s perdiendo.
  • Cuida de forma especial el principio y el fin de tu exposici√≥n, ya que ser√°n los momentos que m√°s influyan en la valoraci√≥n del tribunal.

Ejercicios de idiomas

Los idiomas empiezan a estar muy presentes en la actuales oposiciones.

Este tipo de ex√°menes pretenden averiguar si el opositor es capaz de entender y expresarse debidamente en otro idioma.

Suelen ser exámenes escritos, en los que se pone una especial atención al conocimiento de vocabulario y las estructuras gramaticales.

En algunas oposiciones, el ejercicio consiste en la traducci√≥n de un texto que est√° escrito en ingl√©s, franc√©s, alem√°n, italiano… a elecci√≥n del opositor.

En otras, se trata de un examen ‚Äėtipo test‚Äô, ofreciendo cada pregunta varias opciones de respuesta, siendo v√°lida tan s√≥lo una de ellas.

Entre las preguntas tipo test que pueden darse en esta clase de ex√°menes, hay que distinguir:
  • Preguntas que piden completar una frase con una o varias palabras, contando con un espacio en blanco para escribirlas.
  • Preguntas que piden cambiar una palabra por otra con el mismo significado. Con ellas se trata de evaluar el conocimiento de vocabulario del opositor.
  • Preguntas que piden resumir un p√°rrafo. Despu√©s, se formulan algunas preguntas relacionadas con ese texto. Se trata de averiguar si el opositor ha comprendido el texto en su profundidad.
  • Preguntas que piden al opositor que identifique aquellas afirmaciones que aparecen o no aparecen en el texto, tratando as√≠ de saber si el candidato ha comprendido el texto en tu totalidad.

Pruebas físicas

Los opositores a ciertos Cuerpos del Estado (Polic√≠a, Guardia Civil, Bomberos, Ej√©rcito…) requieren superar, adem√°s de pruebas te√≥ricas, ciertas pruebas f√≠sicas, que variar√°n dependiendo de cada oposici√≥n concreta, y cuyo objetivo se centra en comprobar y evaluar las condiciones de fuerza, agilidad, flexibilidad, velocidad y resistencia del opositor.

En algunos casos, como es el Cuerpo de Bomberos, las pruebas físicas llegan a ser auténticas competiciones deportivas, dado el alto nivel de dificultad de las mismas y la cantidad de aspirantes que se presentan.

Los opositores deberán contar con la preparación física necesaria para realizar tareas como trepar por una cuerda de 6,5 m en menos de 10 segundos, realizar carreras de velocidad y resistencia en un tiempo determinado, nadar diferentes distancias sin superar ciertos tiempos, etc.

Existen muchas publicaciones en el mercado que sirven de apoyo al opositor a la hora de preparar estas pruebas físicas. Además, gimnasios y centros deportivos cuentan con programas especiales y entrenadores para la correcta preparación de las pruebas.

T√ČCNICAS DE ESTUDIO PARA LAS OPOSICIONES

Por lo general, quien se decide a preparar unas oposiciones cuenta con bastante experiencia previa como estudiante.

A√ļn as√≠, haber dedicado varios a√Īos a formarse no significa haber aprendido a estudiar de forma eficaz.

Para aprobar, no sólo será necesario que el opositor esté plenamente concienciado de que debe estudiar constantemente, sino que también tiene que hacerlo de forma que termine consiguiendo resultados. Debe aprender a estudiar.

Aprendiendo a estudiar de forma específica para las oposiciones

Seguro que, muchas veces, has tenido la sensación de que no recordabas todo lo que habías estudiando.

Suele ser al repasar cuando nos damos cuenta de que muchos conceptos, epígrafes y temas no han quedado tan grabados en nuestra memoria como creíamos, lo que lleva a que podamos olvidarlos con facilidad.

Estudiar no significa memorizar sin m√°s.

Cuando simplemente memorizamos, corremos el riesgo de olvidar muy pronto los contenidos, y eso no es lo más recomendable al preparar una oposición. Si estás decidido a opositar, debes tener claro que necesitarás aprender a estudiar de forma eficaz.

Tendr√°s que aprenderte los temas, asimilarlos e integrarlos en el conjunto de lo que ya conoces.

Para aprender a estudiar debidamente, es necesario descubrir una serie de pautas, técnicas de estudio, que permitirán al estudiante ir adquiriendo la soltura y la experiencia necesaria para avanzar y conseguir llegar a la meta, al objetivo: aprobar la oposición.

Ten presente que los resultados de estas técnicas de estudio no se observan de inmediato, por lo que debes ser paciente y constante.

Necesitar√°s una buena dosis de disciplina, voluntad y esfuerzo, hasta que hayas adquirido h√°bito de estudio.

Para un correcto aprendizaje, la organización del trabajo, la concentración y la capacidad analítica, crítica y de síntesis, serán aspectos a cuidar de forma especial.

Tu organización antes de las oposiciones

Una vez has decidido opositar, debes tener muy claro cuál va a ser a partir de ahora tu objetivo: qué es lo que pretendes conseguir.

Te puede resultar √ļtil escribirlo en un papel y tenerlo a mano mientras estudias.

Te ayudará en esos momentos más bajos a recordar por qué y para qué decidiste opositar.

Después, llega la hora de planificarse.

Hay que analizar el temario de la convocatoria, ver cu√°nto tiempo te llevar√° prepararte cada uno de los temas, decidir cu√°ntas horas dedicar√°s diariamente a estudiar, cu√°ntos descansos podr√°s hacer…

En resumidas cuentas, debes elaborar tu estrategia para aprobar la oposición.

Lo m√°s importante es que seas constante y que no dejes que te pueda la pereza.

Debes cumplir el programa de estudio que te has marcado. Sólo esto te garantiza contar con el tiempo necesario para acabar de estudiar el temario completo.

La siguiente cuestión importante será cómo distribuir el tiempo de forma adecuada.

Ten siempre presente que se no se trata de pasar horas y horas frente al temario, sino de aprovechar al m√°ximo tu tiempo de estudio.

Es aconsejable que repartas las horas de que dispones entre los temas que has de estudiar, teniendo en cuenta la dificultad de cada uno de ellos.

Algunos aspectos a la hora de planificar tu tiempo de estudio:

  • M√°rcate objetivos a corto plazo, por ejemplo, cada semana. Si te basas en ellos, ser√° m√°s sencillo preparar el horario de estudio para cada d√≠a.
  • No quieras abarcar demasiado. Procura ser realista y no te exijas llegar hasta donde no puedes. Intenta ser flexible al elaborar el plan de trabajo para poder introducir cambios de √ļltima hora, si fuera necesario.
  • No olvides los descansos, tambi√©n son importantes. Por cada 50 minutos de estudio, puedes parar 10 minutos para estirarte, hablar con alguien, cambiar de postura… Si sientes nervios o ansiedad, prueba a practicar ejercicios respiratorios, respiraciones profundas que ayudar√°n a que te relajes.
  • Incluye en tu plan de trabajo todas tus actividades. Si realizas alg√ļn tipo de deporte u otro tipo de actividad, no olvides a√Īadir el tiempo que te lleva en tu plan de estudio. Lo mismo debes hacer con tu tiempo de ocio y descanso, incl√ļyelo tambi√©n para que todo cuadre y no te falten horas del d√≠a al final para estudiar.
  • Saca tiempo tambi√©n para las pr√°cticas. Recuerda que en tu oposici√≥n tambi√©n hay una parte pr√°ctica y que debes prepararla con el mismo rigor que la te√≥rica. La mejor forma de aprobar el examen pr√°ctico es realizando muchos ejercicios. Dedica parte del d√≠a a preparar este examen. No lo dejes para el final.
  • Lo m√°s dif√≠cil, siempre al principio. Comienza cada d√≠a por aquellos temas que m√°s esfuerzo conlleven. Despu√©s, cambia a una materia de dificultad media y acaba por aquellos temas o ejercicios m√°s sencillos.
  • El repaso es fundamental. Dedica todos los d√≠as un tiempo concreto al repaso. Ya sabes que el olvido es el peor enemigo de todo opositor.

Lectura, subrayado y esquema

El primer paso para abordar cualquier tema es una primera lectura del mismo que nos sirva para hacernos una idea global.

Este primer acercamiento te servirá además para relacionar los nuevos contenidos que ahora estás leyendo con los que ya tenías.

De esta forma, descubrir√°s que no todo es nuevo.

Para conseguir que esta primera lectura sea eficaz, hay una serie de reglas que es posible aplicar:

  • Intenta, con la primera lectura, hacerte una idea general del tema en cuesti√≥n. No te fijes en las palabras aisladas.
  • Es necesario que entiendas todo lo que lees. Si hay alguna palabra que no conoces o que no est√°s seguro de su significado, consulta el diccionario. Trata de ir entendiendo el texto a medida que lo vas leyendo despacio. Puedes ir realizando anotaciones.
  • Fija la vista en la parte superior de las palabras y sigue el texto a una velocidad moderada, sin mover la cabeza mientras lees.

Una vez has acabado la lectura comprensiva, llega el momento de fijar conceptos, subrayando aquellas palabras o frases que consideres de mayor importancia, mientras haces una segunda lectura, m√°s r√°pida, del texto.

El objetivo de subrayar no es otro que el de eliminar materia y quedarte sólo con lo realmente importante, con aquellas palabras (sobre todo verbos y sustantivos) o frases cortas que recojan las ideas principales del tema, sin las cuales no se entiende la materia.

T√ļ eliges si subrayas con uno o varios colores, con diferentes tipos de rotulador o bol√≠grafo…, lo importante es que no lo pases por alto, ya que es el primer paso para realizar m√°s tarde otra de las t√©cnicas de estudio: el resumen.

No olvides que la tarea de estudiar, adem√°s de hacer m√°s atractivo el estudio, te ayudar√° a concentrarte.

Una vez tu texto est√° subrayado, lo m√°s recomendable es realizar un esquema que recoja lo esencial del tema. Tendr√°s que resaltar las ideas fundamentales del mismo (que deber√°n estar ordenadas adecuadamente) y, de esta forma, crear el ‚Äėesqueleto‚Äô del contenido, s√≥lo con lo m√°s importante.

Para realizar un buen esquema, no olvides que debes escribir s√≥lo las palabras clave y que debes diferenciar bien unas ideas de otras, relacion√°ndolas entre s√≠ para que tengan sentido, escribi√©ndolas con distintos colores o tipos de letra…

El esquema debe caberte en un folio. Puedes usar llaves, n√ļmeros…, lo que m√°s c√≥modo y eficaz te resulte.

Es muy importante hacer tanto un buen esquema como un buen resumen, ya que ambos te ser√°n muy √ļtiles a la hora de repasar los temas y ayudar√°n a la memorizaci√≥n de la materia.

Cuando esté acabado, dale un buen repaso para asegurarte de que no le falta nada y que se corresponde con el texto del tema en cuestión.

El resumen de todo el montón de hojas escritas y subralladas

La siguiente tarea ser√° elaborar un resumen del tema partiendo de todas aquellas palabras y frases clave que se subrayaron anteriormente.

Redacta, con tus propias palabras, todas esas ideas, organizándolas y relacionándolas de forma lógica, y respetando siempre el mensaje del texto original.

El resumen no debe superar la cuarta parte de lo que ocupa el tema en su totalidad.

Como consejos generales, podemos a√Īadir que:

  • No es conveniente abusar de los puntos y aparte, as√≠ como de las frases demasiado largas y complicadas.
  • Hay que ser claro y conciso. Procura dar a cada idea la importancia que merece, sin divagar sobre aquellos asuntos menos importantes.
  • No tienes por qu√© respetar el orden en que aparecen las ideas en el texto original. Puedes establecer tu propio orden, pero recuerda que el resumen debe tener una coherencia, las ideas deben estar ordenadas y correctamente interrelacionadas.
  • Podr√°s a√Īadir tambi√©n cualquier tipo de anotaci√≥n o aclaraci√≥n al resumen que consideres importante.
  • Si un tema est√° compuesto por art√≠culos de legislaci√≥n o datos y resulta verdaderamente complicado el resumen, lo m√°s conveniente es no resumirlo.
  • Sobre todo, el resumen es aconsejable cuando el opositor va a realizar un ejercicio de composici√≥n, en el que se debe mostrar la capacidad de expresi√≥n, de s√≠ntesis, de relacionar ideas…

El aspecto m√°s negativo del resumen es la cantidad de tiempo que hay que emplear en realizarlo, aunque sus ventajas son mayores: ayuda a la atenci√≥n y concentraci√≥n del alumno, a la memorizaci√≥n del tema, a la organizaci√≥n de los datos de forma l√≥gica…

Y recuerda que el resumen verdaderamente eficaz es el que has elaborado t√ļ mismo. No te arriesgues a estudiar res√ļmenes realizados por otros, no te proporcionar√°n los mismos resultados.

Memorizando el contenido

Lo m√°s duro ya est√° hecho. Ahora es cuando debes enfrentarte a la tarea de fijar los contenidos, de memorizarlos.

Ten en cuenta que necesitas haber comprendido el tema a la perfección para poder memorizarlo ahora correctamente.

No es posible memorizar aquello que no se entiende. Si algo no entendemos pero, a√ļn as√≠, lo memorizamos, pronto lo habremos olvidado.

El riesgo no merece la pena.

Si hay alg√ļn punto que no has conseguido entender del todo, vuelve sobre √©l tantas veces comos sea necesario o pide ayuda hasta que consigas entenderlo y asimilarlo.

Existen ciertos métodos, las reglas mnemotécnicas, que pueden servirte de ayuda a la hora de memorizar.

Se trata de un conjunto de trucos, por lo general ling√ľ√≠sticos, que ayudan a memorizar contenidos.

Como es lógico, recordamos mejor aquello que conocemos que lo que no conocemos, por lo que si atribuimos algo conocido al contenido desconocido que tenemos que memorizar, esto nos resultará más sencillo. Puedes confeccionar cuentos o historias, o frases con la primera o primeras letras de los términos a memorizar.

Depende de lo que te resulte m√°s f√°cil.

Con todo, el m√©todo m√°s habitualmente empleado es la llamada ‚ÄėGrabaci√≥n‚Äô.

Se trata de leer con mucha atención las líneas del texto a memorizar, siempre que el texto sea breve.

Después, tras una pausa, habrá que repetirlas hasta comprobar que el contenido ha quedado totalmente grabado.

Suele ser más eficaz si el texto se repite en voz alta, poniendo más énfasis en ciertas palabras.

Si el texto a memorizar es más extenso, conviene leerlo despacio para, después, tratar de reproducirlo con tus propias palabras.

Recuerda que te ser√° muy √ļtil tener a mano el esquema y el resumen que preparaste.

Una vez expuesto el tema, fíjate en aquellos puntos y aspectos que no has recordado citar y vuelve sobre ellos hasta que consigas exponer el tema a la perfección.

No hay que pasar por alto el papel que juega el sue√Īo a la hora de memorizar.

En la fase del sue√Īo, el cerebro compara y asocia la informaci√≥n recibida, realizando un trabajo de criba que determina lo que se recuerda y lo que se olvida.

No te saltes horas de sue√Īo, ir√° en perjuicio de tu tarea de memorizaci√≥n.

El repaso de tus apuntes

Resulta tan esencial dedicar tiempo al estudio como al repaso.

Nunca lo menosprecies si no quieres llevarte sorpresas desagradables el día del examen.

La mente tiende a olvidar por lo que, para memorizar a largo plazo, como ocurre en el caso de las oposiciones, es necesario repasar a menudo, dedicar todos los días un tiempo al repaso de aquellos temas que ya han sido asimilados y memorizados.

Seg√ļn aseguran los expertos, si el repaso no se realiza, al d√≠a siguiente de haber estudiado un tema se pierde entre un 60 y un 70 por ciento de informaci√≥n.

Un porcentaje, sin duda, tremendamente alto.

Por este motivo, resulta muy aconsejable hacer el primer repaso de un tema el mismo d√≠a que lo hayas estudiado; el segundo repaso, al segundo d√≠a; el tercero, a la semana siguiente; el cuarto, al mes de haberlo estudiado; y el quinto y √ļltimo repaso, unos d√≠as antes del examen.

Una vez realizado el repaso, siempre que se haya hecho de forma correcta, los contenidos vuelven a estar actualizados en la memoria al cien por cien.

Por lo que el esfuerzo de dedicarle algo de tiempo diariamente es muy beneficioso.

Para que el repaso sea efectivo, no olvides los siguientes detalles:

  • Ten a la vista el esquema y ve desarroll√°ndolo, tratando de que sea lo m√°s fiel posible al resumen que creaste.
  • Puedes exponer el tema tanto de forma oral como de forma escrita. Prueba las dos formas y dec√°ntate por la que mejor resultado te ofrezca.
  • Si te quedas en blanco, acude al resumen tantas veces como necesites, hasta que consigas exponer el tema completo sin haber olvidado ning√ļn punto importante.
  • No alimentes el miedo a quedarte en blanco el d√≠a del examen. Esto se debe a una inhibici√≥n que paraliza la funci√≥n de la memoria. Evita ponerte nervioso de forma excesiva y, si te ocurre, intenta encontrar ideas relacionadas que te lleven de nuevo al tema. No dejes de hablar o escribir, aunque para ello te veas obligado a divagar. Recuerda que el olvido durar√° tan s√≥lo unos segundos, hasta que vuelvas a encontrar el camino correcto y vuelvas a recordar los contenidos que parec√≠an haberse esfumado.

Prepárate para el gran día

Por fin se acerca el momento de averiguar si tanto esfuerzo ha dado los frutos esperados. A

hora es cuando menos conviene perder los nervios.

Aquí tienes una serie de consejos para que no te dejes vencer por la ansiedad y el nerviosismo.

√Čchales un buen vistazo, pueden ayudarte a sentirte mucho m√°s relajado y seguro de ti mismo:

  • Procura controlar la ansiedad, puede jugarte una mala pasada y dejarte en blanco. Haz respiraciones profundas cuando sientas que los nervios crecen.
  • ¬°No se te ocurra pasar en vela la noche antes del examen! Llegar√°s agotado a la prueba y tu rendimiento caer√° en picado. Procura acostarte pronto ese d√≠a, por si tardas en conciliar el sue√Īo. Necesitar√°s todas tus energ√≠as al d√≠a siguiente. Lo mejor es descansar.
  • Recuerda que no est√°s en el colegio ni el la universidad. Formas parte de un proceso de selecci√≥n. Tu objetivo es realizar un examen perfecto, mejor que el del resto de los candidatos. Recuerda que debes ser muy ambicioso en esto.
  • El d√≠a antes del examen, dedica un rato a preparar todo el material y documentos que necesitar√°s: DNI, bol√≠grafos, l√°pices, goma de borrar, calculadora, diccionarios, etc. Si lo preparas con tiempo, te asegurar√°s de no dejarte nada importante.

Hasta aquí, hemos tratado de mostrarte algunas de las técnicas de estudio más habitualmente empleadas.

Trata de probar estos consejos y peque√Īos trucos, analiza si est√°s consiguiendo alg√ļn progreso gracias a ellos al estudiar y emplea todos aquellos con los que consigas mejores resultados.

Sobre todo, no pierdas nunca de vista tus objetivos.

De ellos sacar√°s las fuerzas necesarias en los momentos m√°s bajos.